miércoles, 8 de febrero de 2017

Pautas para trabajar con un alumno con TEA


En este esquema visual realizado para el NOOC "Visualiza tus pensamientos e ideas" impartido por el INTEF, he resumido algunos de los puntos clave a la hora de trabajar con un alumno con TEA.



1. Asigna un solo nombre a cada pictograma



       Es importante que todas las personas que trabajan con el alumno utilicen el mismo nombre para un pictograma concreto. Por ejemplo: si a esta imagen la denominamos "biblioteca", todas las personas que conviven con el alumno tendrán que llamarla así, y no utilizar términos parecidos como libro,  cuentos, leer, etc. Lo recomendable es utilizar siempre los pictogramas de ARASAAC.

2. Coloca los pictogramas en zonas estratégicas

     No se trata de llenar el centro educativo de pictogramas, sino de comenzar con los espacios y objetos más importantes del aula y continuar con aquellos lugares del centro a los que el alumno acude con frecuencia.

3. Escoge la situación profesor-alumno más adecuada

     Al intervenir con un alumno con TEA hemos de partir de un sistema de trabajo uno a uno, donde el profesor trabaja junto al alumno, para evolucionar progresivamente hacia un sistema de trabajo independiente, en el que el discente consiga trabajar totalmente solo. 
Para comenzar con el trabajo uno a uno tendremos que escoger una de las siguientes opciones, dependiendo del grado de autonomía que muestre el discente:
  • Cara a cara: esta postura se suele utilizar para actividades comunicativas y de evaluación, pues requiere un nivel alto de atención hacia el profesor
  • Uno al lado del otro: facilita la imitación y el desarrollo de habilidades
  • Detrás: el profesor pierde protagonismo, lo que implica un mayor grado de autonomía y de concentración por parte del alumno

4. Sistema de trabajo de izquierda a derecha

       Para estos alumnos es muy importante seguir siempre el mismo orden a la hora de realizar una actividad: seguir los mismos pasos, dar las mismas instrucciones, colocar el trabajo finalizado en el mismo lugar... De manera que todo sea muy mecánico y organizado.

      Con respecto al trabajo en mesa, lo ideal es realizar actividades de izquierda a derecha con recipiente de "acabado". Veámoslo con un ejemplo:

  • Si la actividad que vamos a realizar es de emparejamiento como la que aparece en la imagen, deberemos colocar los pictogramas sueltos con los que se van a trabajar en la zona de la izquierda


  • La zona central de la mesa funcionará como el lugar de trabajo, en el que colocamos la lámina y el alumno coloca el pictograma donde corresponde.
  • En la zona de la derecha o zona de "acabado" se coloca la lámina con todos sus pictogramas pegados cuando se haya finalizado la actividad. También podemos utilizar un recipiente, por ejemplo una bandeja, para que esta zona esté claramente delimitada. 

   En resumen, tendremos que colocar el material con el que el alumno va a trabajar en la parte izquierda de la mesa, dejar el centro libre para que pueda trabajar en esa zona, y utilizar la parte derecha como zona de acabado donde colocar el material cuando se acabe la actividad.
   
    Esta es una estrategia especialmente útil para emplear con aquellos alumnos que son capaces de trabajar de forma independiente pero no se comunican oralmente y, por tanto, no avisan cuando acaban su tarea, pues trabajando de esta forma podremos saber cuándo ha acabado la actividad el alumno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada